Abrazar el Mundo I

abrazarelmundo_img1

Alguna vez hablaba con alguien sobre la fragilidad de la vida humana, sobre lo delicada que es nuestra naturaleza y como con tanta facilidad una persona que está respirando al lado nuestro o nosotros mismos podemos en cualquier momento dejar de hacerlo; no quedaría nada más que un cuerpo inerte, los recuerdos, la memoria de lo que esa persona hacía, decía, su forma de caminar y abrazar el mundo. Más adelante tuve la fortuna de compartir unos días con una vieja amiga de mi hermana, que sin querer hacerlo (o probablemente, sí lo hacía con ese propósito), me enseñaba que también somos muy fuertes, que nuestra fuerza, aunque no es tan evidente a nivel fisiológico al compararla con aquella que mueve a un tornado, es también muy poderosa y se aloja en nuestros cerebros: tenemos la fuerza mental para afrontar situaciones y golpes muy fuertes; creo que nuestro estado espiritual también ayuda.

Bueno, pues me gustaría escribir más sobre esto pero eso es una labor de la que esa vieja amiga ya se está encargando, de contar un poco sobre lo que ha sido su camino por una carretera que pasó de estar pavimentada, a ser una especie de trocha a través de una selva tropical espesa e intransigente, una selva que en el fondo, no sólo le ha dejado enseñanzas a ella misma sino también a toda su familia, amigos, a su hija, a personas cercanas…a mi sí que me ha enseñado.

abrazarelmundo_img2

Este proyecto lo quiero dedicar a la vida, a la fuerza, a la unión familiar, a ustedes, guerreras y guerreros de la vida: a Diana, a mi padre, a Gladys, Linda…para todas y todos ustedes, guerrer@s que nos enseñan a caminar.

Leave a Reply