Mentes Organizadas y Puntuales

PortadaAutoPerdon
Son muchos los temas que me gustaría compartir con los pocos lectores que logro acoger aquí, en este espacio. Y es que la intención real de esta página no es mostrar mi trabajo como fotógrafo, que aunque está lleno de pasión, reconozco que el camino para hacerlo mejor es largo. Mi verdadera intención con esta “esquina virtual” es netamente terapéutica, y esto lo he venido descubriendo durante mis últimos meses de vida aquí en Barcelona.

Hace varios meses tomé las fotografías que acompañan a este breve texto, con la intención de hablar de la disciplina y la perseverancia inspiradora de esta gran mujer y relacionarlas con temas de motivación que hemos tocado constantemente junto a mis amigos y colegas en Tres Primitivos. Pero hoy decidí hablar de este tema desde una perspectiva más subjetiva, irónicamente, desde una perspectiva egocéntrica.

Hablo de egocentrismo porque creo que este ha sido el origen de muchas situaciones personales poco positivas, como la impuntualidad y la falta de organización. En muchas ocasiones he tomado la decisión arbitraria de llegar tarde a reuniones, desde aquellas profesionales hasta las más informales, encontrando siempre excusas que en realidad no aportan nada a la otra persona, sino que me permiten excusarme conmigo mismo para generar una especie de “auto-perdón” que en su esencia es bastante auto-destructivo.

La organización mental es necesaria en cualquier ámbito de la vida y es uno de los tantos temas que queremos tocar en nuestro proyecto Tres Primitivos, sin embargo, es imposible continuar teniendo en cuenta que uno de nosotros se mantiene al margen de la organización y la puntualidad. Sí, es cierto que queremos abrir espacios y generar actividades que modifiquen paradigmas sociales como las jornadas de trabajo convencionales y la moderna adicción al trabajo, pero esto no implica que tengamos mentes desorganizadas e impuntuales.

InteriorAutoPerdon

En mi vida he tenido la oportunidad de conocer a muchas personas que me inspiran, entre ellas está ésta mujer de origen gallego que con su disciplina y perseverancia, me demostró que sí es posible tener tu propia empresa y dedicar tiempo a las cosas que amas. Tampoco estoy estableciendo aquí un esquema estricto de comportamiento en el que la rutina y los horarios sean algo inexorable, pero creo que es posible encontrar un balance, un balance que además permita ser respetuosos con el tiempo y la vida de los otros. No lo olvides Camilo.

Leave a Reply